Select Page

| Artículo |

¿Qué acciones atender para lograr la erradicación de la pobreza?; Dr. José Guadalupe Ramírez, docente lasallista

by | Oct 17, 2022

El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza se conmemora cada año el 17 de octubre como un recordatorio para dejar de pensar que este problema es exclusivamente una falta de ingresos. Se trata de un fenómeno multidimensional que comprende, además, la falta de las capacidades básicas para vivir con dignidad (Naciones Unidas, 2022). 

En este contexto, José Guadalupe Ramírez Durán, Doctor en Ciencias Sociales, Complejidad e Interdisciplinariedad de la Universidad De La Salle Bajío nos comparte el panorama que se vive de pobreza y algunas iniciativas que se pueden implementar para prevenirla.  

En primera instancia explicó lo siguiente: “ante la incertidumbre que vivimos en la actualidad, debe reconocerse que los estudios realizados en materia de pobreza han quedado hasta cierto punto limitados al tener una perspectiva de la sociedad de forma lineal, esto debido a que la observación del fenómeno como objeto de estudio, se aleja de nuevas percepciones, conocimientos y saberes, evita el enfrentamiento de nuevas realidades a través de la mirada de quienes viven realmente el fenómeno, manifestando en todo momento un alejamiento en la consideración de ser lo más objetivos posible; la pobreza alude a niveles de calidad de vida, de satisfacción de necesidades, de acceso a oportunidades, de la posibilidad de acceder a bienes públicos”.  

Añadió que, los esfuerzos realizados a través de mecanismos como los subsidios, ayudas dirigidas (como los programas encauzados principalmente a la ayuda de niñas en la educación), transferencias económicas, por mencionar algunos, no ha tenido el efecto deseado, ya que lo único que han conseguido es una perpetuación de la circunstancia de ser pobre, pues no se desarrollan ni se llevan a cabo estrategias para incluir en la sociedad a quienes viven en tal situación.  

Afirmó que las diferentes disciplinas y ciencias en ese alejamiento, se ha limitado a explicar la forma en la que viven quienes se encuentran en circunstancias de pobreza, desarrollando modelos de medición a través de la descripción estadística de la problemática, cosificando y convirtiendo en un número a los pobres, pero sin proponer estrategias de inclusión o metas específicas de desarrollo de los pobres para que abandonen su situación en el corto, mediano o largo plazo.  

“La forma reduccionista de ver la vida de los pobres fue entendida por Amartya Sen (2000), Martha Nussbaum (2012) y John Rawls (1978), desde una perspectiva diferente ya que observaron que la medición de la pobreza debía cambiar su concepción y no centrarse en aspectos monetarios exclusivamente, dando un sentido interdisciplinar, filosófico y humanista a la forma de entender la pobreza, a través de la potencialización de las capacidades del individuo, la adquisición de conocimientos que le conviertan en un ser crítico, así como la relevancia de las instituciones que coadyuven tanto al desarrollo del individuo, que posibilite la defensa del humanismo en un horizonte posmoderno, atendiendo no solamente las diversas disciplinas que enaltezcan la dignidad del ser humano, sino aquellos conocimientos y saberes pertenecientes a las culturas y formaciones sociales que confluyen en diversas disciplinas (en Ramírez, 2021)”, señaló el experto. 

El Dr. Ramírez Durán, expresó que, se debe de reconocer que el modelo económico que ha prevalecido en los últimos 40 años no ha sido funcional, tampoco ha sido un redistribuidor de la riqueza a través del sistema de “goteo” que señala Stiglitz, puesto que los ciclos económicos en su fase de crisis económicas manifestadas a través de contracciones o recesiones económicas (ahora también pandemias) se han convertido en un doloroso instrumento que beneficia solamente a unos cuantos a costa de quienes no tienen las posibilidades económicas para poder defenderse ante los embates de los sobrecalentamientos de la economía, provocados por el incesante apetito de la sobre acumulación de riqueza y el mal entendido crecimiento económico que asfixia a quienes no pueden subirse a un tren de alta velocidad porque sus ingresos no les alcanzan, y que en dicho tren solamente caben los que cuentan con los recursos suficientes para poder acceder a una “buena vida”, sin restricciones, ni necesidades, donde la percepción del mundo fluctúa en la opulencia y la banalidad.  

Ahora bien, cabe preguntarse, ¿cómo es posible insertar en la sociedad a quienes viven en situación de pobreza?, ¿cómo se consigue que desarrollen sus capacidades, ¿cómo es posible hacer visible a una parte de la sociedad que nos hemos negado a reconocer y visualizar durante siglos?, que nos genera animadversión y que los hemos convertido en un segmento estigmatizado por su forma de vestir, de expresarse, de comportarse, ¿quién es el responsable de esto?, diría Simmel, la sociedad, las empresas, el gobierno, ¿quién asume este deber?. Y que sobre lo cual se sugiere que sean las empresas las que tomen a su cargo la tarea de romper el círculo vicioso de la pobreza”, expresó el especialista.  

Añadió que, para ello se consideran las siguientes ideas y estrategias, a fin de reducir los índices de pobreza: La conexión entre los pequeños productores con las medianas y grandes empresas y compradores a través de la generación de un comercio justo, pago justo, pago en tiempo; La generación de modelos de reciclaje que le permitan a las comunidades, individuos, colonias en donde viven las personas en circunstancias de pobreza capitalizar los desechos reciclables a fin de que puedan no solamente comercializarlos, sino al mismo tiempo ayudarlos a que estructuren empresas y se generen economías de escala; Establecimiento de líneas de crédito con tasas accesibles para las microempresas y para emprendedores, acompañada por una estrategia de acompañamiento y capacitación en temas de contabilidad, finanzas, administración, conocimientos legales a fin de que se coadyuve no solamente a la generación de empleos, sino que la primera misión sea que la empresa subsista.  

Otras opciones que compartió son: La generación de cursos sobre finanzas personales y administración de crédito y conformación de patrimonio para que las personas no tomen créditos onerosos que afecten su estabilidad, que se desarrolle el hábito del ahorro y los haga libres financieramente; El desarrollo de una triple hélice en la colaboración de la generación de valor entre las empresas, la sociedad y la universidad, en donde lo importante es la ayuda y la colaboración, donde lo importante es que las empresas brindan un centro de desarrollo de las personas, que las personas formen parte no económica sino de estructura de soporte de permanencia de las empresas y la universidad un proveedor del conocimiento en el desarrollo de la sociedad y de la economía.  

“Lo anterior es un esbozo de lo que puede realizarse en conjunto la sociedad, las empresas y las universidades, el grado de colaboración y de cohesión será el determinante de que funcionen las estrategias planteadas”, concluyó el Dr. Ramírez Durán.  

Deja un comentario:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

– Otros Artículos –

UNIVERSIDAD DELASALLE BAJÍO

Av. Universidad 602
Col. Lomas del Campestre
C.P. 37150, León, Gto, México

+52 (477) 710 85 00